Tomado de www.cartabodan.com .- Cada día más y más personas usan Internet y van dejando un rastro de información personal que almacenan en distintos servicios en la red. Al comprar en línea, abrir una cuenta en una red social, o jugar videojuegos, las personas tienen que registrarse en las páginas dejando en ellas al menos su nombre y dirección de correo electrónico.

En algunos casos también se guarda la dirección e información de tarjetas de crédito o débito. Pero el reciente robo de datos personales de hasta 77 millones de usuarios de PlayStation Network pone en la mira la seguridad de la información en la nube, como se le conoce genéricamente a los datos y aplicaciones que se almacenan en servidores de internet y no en la computadora del usuario.

Pero ¿qué tan seguro es guardar esta información en Internet? La mayoría de las empresas que trabajan en la nube (Google, Apple, Microsoft, Amazon, etc) han invertido una gran cantidad de recursos para asegurarse de que la información de sus usuarios no se vea comprometida.

De hecho aunque han tenido alguno que otro problema, ésto ha sido la excepción y no la regla. Sin embargo, el caso de Sony parece encender una alarma diferente. El robo de datos en PlayStation Network podría ser la falla de seguridad más grande en la historia, según le dijo Alan Paller director de investigación del Instituto SANS a la agencia de noticias Reuters.

Los usuarios de PlayStation Network tienen que registrar su dirección y datos de tarjetas bancarias si desean comprar juegos en línea o jugar contra otros usuarios en el mundo. Al registrar los datos en la red, implícitamente asumen que pueden confiar en Sony.

La empresa japonesa no ha dado detalles sobre el ataque del que dice fue objeto, pero la mayoría de los analistas de seguridad informática han mostrado su sorpresa ante el hecho de que compañía no estuviera preparada para un ataque de esta magnitud.

Sony no es la única empresa que ha sufrido este tipo de ataques o que ha sufrido fallas en el servicio. Hace unos días Amazon experimentó una caída en sus servidores de alojamiento que dejó sin servicio a varias páginas que utilizan su herramienta.