Tomado de www.cartabodan.com .- El viaje de Yuri Gagarin a la órbita terrestre hace 50 años marcó el comienzo de la era espacial. El vuelo de 108 minutos de duración fue otro gran triunfo propagandístico de la Unión Soviética, que ya había lanzado con gran éxito el primer satélite artificial, el Sputnik, en 1957.

"Yo era un joven piloto de combate y estaba pilotando un F-102 en la base aérea de Rammstein, en Alemania. Estábamos mucho más concentrados en la construcción del Muro de Berlín ese año, mucho más que en la carrera espacial", recuerda el astronauta de la NASA Charles Duke, quien caminó sobre la superficie lunar durante la misión Apollo XVI, en 1972.

"Cuando Gagarin salió a la órbita de la Tierra, mi primera impresión fue, bueno, que (los soviéticos) nos ganaron de nuevo", recordó Duke.

Sergei Khrushchev, el hijo de Nikita Khurshchev -quien era el líder soviético en la época de la hazaña de Gagarin-, le comenta a la BBC: "Estábamos muy orgullosos, pero no entendíamos realmente lo importante que era. Era un vuelo más, un logro más".

Sin embargo, reconoce que su padre, muy consciente de lo crucial que había sido ese viaje, organizó una multitudinaria celebración en la Plaza Roja de Moscú para marcar el regreso de Gagarin. "Cuando miramos la respuesta de los moscovitas, todo el mundo estaba en las calles, en los tejados de los edificios y en las ventanas; yo compararía ese festejo con el Día de la Victoria, el 9 de mayo (el fin de la Segunda Guerra Mundial para la Unión Soviética)", dice Sergei.

Durante la Guerra Fría, esas "primeras veces" (el primer satélite, el primer hombre en órbita) fueron utilizadas por los soviéticos para tratar de demostrar su poderío tecnológico y su superioridad ideológica.

Los arquitectos de los programas espaciales de la Unión Soviética y de Estados Unidos tenían ambiciones más elevadas que las de enviar a seres humanos en viajes por el Sistema Solar. Ambas potencias experimentaron primero mandando animales a órbita. Y a pesar de algunas fallas notables, el éxito de estas pruebas llevaba a pensar que pronto hombres y mujeres serían capaces de sobrevivir a las diferentes presiones de los vuelos espaciales.

Yuri Gagarin fue uno de los 19 candidatos a cosmonautas seleccionados por el programa espacial soviético en 1960. La lista fue reducida finalmente a dos: Gagarin y su compañero, el piloto de pruebas Gherman Titov.