El papa Francisco, el primer latinoamericano en asumir este cargo, cumple hoy un año de pontificado, en medio de las muestras del cariño mundial por sus gestos de sencillez y apertura de la Iglesia católica. Créditos: AFP

El papa Francisco, el primer latinoamericano en asumir este cargo, cumple hoy un año de pontificado, en medio de las muestras del cariño mundial por sus gestos de sencillez y apertura de la Iglesia católica.

Jorge Bergoglio, de 77 años, cumple un primer año marcado por las reformas en la curia y por su cercanía con la gente, lo que le ha conferido un enorme carisma, como lo demuestran los cientos de miles de peregrinos que acuden a la plaza de San Pedro.

El papa Francisco, un jesuita con corazón franciscano, calza zapatos negros y no los rojos papales y se aloja en la residencia Santa Marta, una dependencia del Vaticano, junto con obispos y sacerdotes, y no en los fríos apartamentos del Palacio Apostólico.

El Sumo Pontífice inició su reforma con el nombramiento como secretario de Estado de Pietro Parolin, en sustitución del cardenal Tarcisio Bertone, quien resultó salpicado por el escándalo de las filtraciones de los documentos vaticanos. El 5 de julio del 2013, Bergoglio presentó la encíclica sobre la fe, "Lumen fidei", y resaltó la necesidad de recuperar la fe en el mundo actual. Otra de las decisiones que han marcado este año fue la designación de una comisión de investigación para reformar el llamado banco del Vaticano, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), al que se involucró en escándalos financieros.

Publicó, asimismo, un documento papal que incluye medidas para la prevención y lucha contra el blanqueo de capitales, financiación del terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva. Para muchos, Francisco ha supuesto una primavera para la Iglesia tras años de escándalo que sufrió en silencio Benedicto XVI.

El diario el País de España, reseña que los fieles ven en él un Pontífice humilde y cercano a los pobres y más débiles, y un Papa en el cual mirarse. "Su carácter impulsivo y sus improvisaciones han encandilado a propios y extraños", apunta el diario ibérico. "Gustan sus paseos por la plaza de San Pedro en los que saluda y besa a niños y enfermos, las llamadas por teléfono a la gente necesitada, sus continuas exhortaciones para el fin de la guerra en Siria con la imponente vigilia celebrada el pasado 7 de setiembre, las frases diarias en  Twitter y el tiempo que pasa rodeado de gente", añade. ANDINA