Tomado de www.elnuevodiario.com.ni .- El papa Benedicto XVI afirmó que la fe y la caridad están íntimamente unidas, que una fe “sin obras, es como un árbol sin frutos” y que no se puede dar prioridad a una en detrimento de la otra, “ya que para una vida espiritual sana es necesario rehuir tanto el fideísmo como el activismo moralista”.

El Pontífice así lo manifestó en su mensaje para la cuaresma 2013, que tiene como lema: “Creer en la caridad suscita caridad”.

En su mensaje, el Obispo de Roma señaló que la cuaresma es una ocasión propicia para meditar sobre la relación entre fe y razón, entre creer en Dios, “el Dios de Jesucristo”, y el amor que es fruto de la acción del Espíritu Santo.