Tomado de www.confidencial.com.ni .- Miles de venezolanos se dieron a la fiesta. Tras una espera de varias horas después del anuncio oficial del cierre de las mesas electorales en Venezuela, los rectores del Consejo Nacional Electoral anunciaron las cifras tan esperadas: Hugo Chávez Frías, el candidato oficialista, el comandante que ha gobernado el país por 14 años, se mantiene en el poder con una ventaja de más de 9 puntos frente a su contrincante más importante, Henrique Capriles, de la Mesa de la Unidad Democrática, la organización que había aglutinado a toda la oposición venezolana.

 

La cifra es contundente. Chávez se queda gobernando con más de 7 millones 144 mil votos, lo que representa el 54.42% de la votación, con el 80,94% de las mesas electorales escrutadas. En segundo lugar quedó Capriles, con más de 6 millones152 mil votos, un 44,97% del total.

Sin duda fue una elección ejemplar. Casi 19 millones de venezolanos acudieron desde muy temprano a las mesas electorales para votar, sumando una participación considerada histórica no sólo por el CNE, sino por el oficialismo y la oposición. No hubo violencia y sólo se registraron incidentes menores. Una realidad que contrastó con las predicciones pesimistas que afloraron en la víspera, incluida la del escritor peruano y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, que llegó a especular sobre la posibilidad de fraude a favor de Chávez.

Mucho que analizar

Fue, en fin, una votación justa y limpia, administrada por un Tribunal Electoral al que observadores internacionales reconocieron como eficiente. Para periodistas en Caracas consultados por Confidencial, el problema no estuvo en la elección, sino en la larga campaña electoral, en la que el oficialismo usó todo el poder del Estado a favor de Chávez. Una elección de un David contra un poderoso petroestado caribeño. La oposición, sin embargo, no queda del todo mal con el resultado electoral del domingo, al demostrar que cerca de la mitad de la población de Venezuela no apoya el modelo implementado por Chávez.

Así lo recordó Henrique Capriles al aceptar la derrota. "Así es la democracia, gana quien reciba más votos. Pero espero que el proyecto que lleva 14 años en el poder entienda que la mitad de la población no está de acuerdo con esta opción, por eso pido respeto y reconocimiento a estas más de seis millones de personas que votaron por mí", advirtió Capriles.

"Dije que para saber ganar hay que saber perder", dijo el candidato opositor. "Lo que el pueblo diga para mí es sagrado", afirmó el hombre que hasta ahora no había perdido ni una de las elecciones en las que había participado. Capriles le agradeció a los millones de venezolanos que votaron por él. Para algunos analistas se trata de un fenómeno político que ha hecho historia, no sólo al aglutinar a los principales sectores de la oposición, sino porque formó un movimiento político que atrajo a millones de venezolanos.

Capriles felicitó a Chávez y le dijo que "ojalá lea con grandeza la expresión del pueblo". "Ser un buen presidente significa trabajar por todos los problemas de los venezolanos", dijo el candidato opositor.

El candidado de la Mesa de Unidad Democrática, no objetó la decisión del CSE porque "yo soy un democrata a carta cabal". Capriles anunció que seguirá trabajando por Venezuela "porque creo en la construcción de un solo país (..) El radicalismo le ha hecho mucho daño a Venezuela".

Problemas

Los primeros análisis hablan de un voto en apoyo a la gestión que Chávez ha hecho en temas sociales, a través de las llamadas misiones, que dan ayuda directa a los más pobres de Venezuela. Sin embargo, el país sufre serios problemas que se han agudizado durante el gobierno bolivariano: Venezuela cuenta con la quinta tasa de homicidios más alta del mundo, una de las mayores inflaciones y problemas de infraestructura, como constantes apagones, a pesar de ser una potencia petrolera.

Las estadísticas son abrumadoras: 48 homicidios por cada 100 mil habitantes; desempleo de 8% y 43% de la población económicamente activa en el sector informal; 90% de los médicos graduados se van de su país porque su lugar lo ocupan los cubanos; 3 millones de adolescentes fuera del sistema educativo; la inflación galopante de 28%; y apagones de energía que duran 10 horas.

El triunfo de Chávez, además, mantiene vive la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el proyecto continental impulsado por el venezolano, integrado por gobiernos leales al comandante, como el de Daniel Ortega en Nicaragua.

Tras conocerse su victoria, Chávez reaccionó inmediatamente en Twitter: “Gracias, Dios mío. Gracias a todos y todas”, dijo el mandatario. Sus palabras volaron por la red social, mientras en Caracas, miles se tomaban las calles para celebrar lo que consideran su gran triunfo. Fuegos artificiales multicolores alumbraban la noche capitalina. Chávez, su comandante, se quedará 6 años más en el Palacio de Miraflores.

Lea el reporte en Confidencial