Tomado de www.laprensa.com.ni .- Los países de Centroamérica buscan cambiar gradualmente sus cocinas de fogón por otras más eficientes en los próximos años, aunque la tarea no se presenta fácil por los hábitos y tradición en la región.

La meta es bajar de un 50 % el uso de fogones en Centroamérica a un 35 % para 2020, de acuerdo con las autoridades.

Según datos del estudio "¿Qué hemos aprendido del uso de biomasa para cocinar en los hogares de América Central?", auspiciado por el Banco Mundial (BM) y el Energy Sector Management Assistance Program (ESMAP), el reto es cambiar la tradición de cocinar en fogones, que se calcula mantienen 20 millones de personas, que equivalen aproximadamente a la mitad de los habitantes de la región.