Pese a que el año pasado les dejo cifras poco alentadoras esperan recuperarse, para dinamizar la economía de toda la zona, que depende en un alto porcentaje de esta actividad

La columna vertebral del comercio de Bluefields, cabecera departamental de la Costa Caribe Sur, es la pesca. La gran mayoría de sus pobladores depende de esta actividad y sea ésta buena o mala, la repercusión es directa en la comunidad.

Desde hace dos años, el sector viene enfrentando obstáculos siendo uno de éstos las repercusiones que dejaron los huracanes Eta e Iota, ya que los bancos de peces, langostas y camarones fueron afectados. Además, de las pérdidas materiales en embarcaciones e implementos de pesca. La pandemia vino a poner otra serie de restricciones, que no han permitido a los pescadores tener un horizonte claro.

Omar Hebberth Roblero, es el capitán de la embarcación Lucky 6, para este joven marino aún hay posibilidades de mejorar las cifras que dejó el 2021. “La expectativas siguen en marcha, pues la temporada de pesca de langosta aún no termina ya que abarca dos meses del 2022 -comenta Hebberth- aunque hemos tenido bajas pesca y no hemos alcanzado los números de otros años”.

De acuerdo al experimentado pescador, el problema se dio a raíz del paso de los huracanes Eta e Iota. “Perdimos demasiado, perdimos los equipos, que es lo principal y además los bancos de pesca están dañados. Como capitanes seguimos los instintos y los patrones porque el mar es amplio y hay zonas que están menos golpeadas que otras por eso hemos buscado nuevos horizontes para ser un poquito productivos”, expresa Hebberth Roblero.

El precio de la langosta se cotizó alto en el 2021 y esto favoreció el ingreso de los pescadores pues compensaron  la falta de libras con precio.

Uno de los factores que favoreció a los pescadores fue el incremento en el precio de la langosta “ha estado súper bien, como en ningún otro año y eso nos ha ayudado porque no hemos tenido las libras necesarias pero el precio lo ha compensado”, expresa muy satisfecho el marino.

Asaltados por piratas

Además de enfrentar la disminución de los bancos de pesca y tener que navegar buscando nuevas alternativas, estos marinos deben sortear con la delincuencia que también hay en altamar. 

En los últimos meses han sido asaltados por embarcaciones piratas que les han robado la producción del día y equipos de pesca. “En el mes de diciembre 4 embarcaciones fueron asaltadas por piratas, el riesgo que corremos es alto ya que estos individuos pueden quitarnos la vida, pero gracias a Dios nos han robado el producto y hemos salido bien” detalló Omar Hebberth.

Generadores de empleo y dinamizadores de la economía

En el puerto la faena empieza desde muy temprano y es evidente cómo influye en el ambiente general de la población. Una buena jornada repercute en cientos de familias, es así que la flota de la que es parte Lucky 6, confía en que los bancos de pesca se sigan recuperando y puedan alcanzar mejores resultados.

En el mes de diciembre cuatro embarcaciones sufrieron ataques de piratas que les robaron todo el producto y equipos de pesca.

Somos una flota familiar de ocho barcos, cada uno tiene alrededor de 13 tripulantes, además del personal de mantenimiento y administrativo que apoya esta labor. La pesca para nosotros es vital, tenemos marineros muy fieles que lo único que saben es pescar y dependen totalmente de esta actividad. Nuestras  expectativas son tener viajes muy buenos que beneficien a la familia, a la población y con ello mejorar la calidad de vida de todos”, dijo  Hebberth Roblero.