Fincas sostenibles para un desarrollo integral (2da parte)

Raúl Martínez

La certificación de fincas permite obtener una ganadería sostenible amigables con el ambiente y ayuda a mejorar las condiciones de vida de pequeños y medianos ganaderos además de acceder a nuevos mercados y más exigentes.

La certificación de fincas puede ir en distintos sentidos, unidades productivas bajo modelos diversificados, fincas especializadas. También puede hablarse de certificación de bosques, esto con el objetivo de promover el uso de buenas prácticas de manejo de fincas que permitan conservar los recursos naturales, mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, relaciones comunitarias y proteger el medio ambiente.

Lo más importante de este último elemento es que permite conservar el medio ambiente y promover el desarrollo rural. En colaboración con los productores.

En resumen la certificación de fincas trata de garantizar alimentos de calidad y en cantidad, mejores mercados, protección ambiental, como: conservación de bosques, arroyos y vida silvestre; manejo del suelo, agua; almacenamiento, transporte y aplicación de agroquímicos; manejo integrado de plagas; manejo de desechos; y un plan de manejo de la finca que tome en cuenta requisitos ambientales y sociales.

Los requisitos sociales incluyen reglas mínimas sobre los salarios, duración de la jornada laboral, jóvenes trabajadores, libertad de asociación y negociación colectiva, y reglas sobre la seguridad del trabajo y las condiciones de las viviendas de los trabajadores. Además, la certificación requiere que el productor cumpla con las leyes nacionales y con las convenciones internacionales reconocidas por el país.

blog comments powered by Disqus