La Bandera encarna los ideales, los esfuerzos y las realidades del presente, así como las aspiraciones y esperanzas del porvenir. Representa a la Nicaragua de Toda la ciudadanía. Es la encarnación misma de la Patria, a la cual debemos venerar y amar por igual, sin distingo de partidos, creencia o ideologías, así lo señala la promesa a la bandera establecida en el decreto Legislativo 50-90.

La promesa a la Bandera sintetiza el sentimiento eminentemente patriótico y nacional, dentro del cual no tiene cabida ningún concepto partidario que pueda menoscabar en forma alguna la manifestación soberana de lealtad a ese símbolo patrio que comprende a cada nicaragüense.

La bandera nacional o Pabellón de la República es el Emblema Nacional y consta de tres franjas iguales horizontales: blanca la del centro y azules la superior e inferior, con el Escudo de Armas al centro de la franja blanca.

El color Azul corresponde al comúnmente conocido como "azul cobalto" este color significa Justicia y Lealtad y el blanco simboliza Pureza e Integridad, así lo establece el artículo dos del decreto No. 1908 sobre las características y uso de los símbolos patrios.

El mismo decreto señala en su Artículo 36 que la Bandera Nacional podrá usarse sin escudo para manifestaciones y embanderar casas y plazas con motivo de las fiestas Patrias, y días festivos nacionales.

(Tono:con voz clara se pronuncian las palabras)

“¿Prometéis solemnemente ante Dios, la Patria y nuestros Héroes Nacionales, por vuestro honor y dignidad ciudadana, respetar, honrar y defender nuestra Bandera azul y blanco, símbolo de nuestra independencia, libertad y soberanía?”

"Sí, prometo".