Gobierno de Nicaragua niega a defensores su derecho a defender derechos

Por Wendy Quintero Chávez / Radio Camoapa

Durante la 33ª sesión del Grupo de Trabajo del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en donde Nicaragua se sometió por tercera vez a la Revisión Periódica Universal (UPR) el gobierno brindó un informe en el que atacaba a organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, periodistas y defensores de Derechos Humanos.

El el informe gubernamental fue leído por el ministro asesor del presidente para las relaciones internacionales y vicecanciller, Valdrack Ludwing Jaentschke Whitaker, quien en la tercera intervención de la sesión dijo que “nueve asociaciones perdieron su personalidad jurídica por desnaturalizar sus fines y objetivos o hicieron uso de su esquema organizacional para gestionar, recibir, canalizar y facilitar fondos para la comisión de actos ilícitos en el intento de golpe de estado”.

Esta aseveración malintencionada hace alusión a las ONG Cenidh, Hademos, Ieepp, Cisas, ILLS, Ipade, Cinco, Popol Na y Fundación del Río, todas organizaciones sin fines de lucro dedicadas a la promoción de Derechos Humanos y la democracia a las que el régimen Ortega-Murillo despojó de su personalidad jurídica en diciembre del año pasado y confiscó sus instalaciones a través de allanamientos ejecutados por la Policía Nacional bajo órdenes del Ministerio de Gobernación.

Vilma Núñez de Escorcia, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, considera que esta actitud es solo una mal intencionada estrategia del régimen Ortega-Murillo de querer engañar a la comunidad internacional.

“Es un irrespeto al consejo de derechos humanos, a todos los estados. No merece la más mínima credibilidad, (el gobierno) se dedicó a mentir y a repetir la propaganda que retóricamente vienen repitiendo en todos los foros internacionales y a eso se une una serie de mentiras y afirmaciones perversas, lo importante es la reacción a esas falsas informaciones que no tienen la más mínima seriedad y no inspiran respeto”, reaccionó la doctora Núñez.

El Cenidh para este tercer ciclo del Examen Periódico Universal de Nicaragua trabajó un informe que recoge 33 recomendaciones, 14 de las cuales presentó con la Federación Internacional de Derechos Humanos, FIDH, 12 con el organismo nacional CEJUDHCAN y siete presentó en la tercera presesión realizada en abril de este año.

En su informe el Cenidh señala que existe un profundo deterioro de la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua, caracterizada por la represión gubernamental y policial iniciada en abril de 2018 que dejó como saldo al menos 325 muertos, miles de personas heridas y desaparecidas, así como unos 812 presos políticos de los cuales 56 son presas políticas que enfrentan procesos judiciales sin que se respete el debido proceso dejándolos en la indefensión.

 

Contra organismos internacionales

El vicecanciller Valdrack Jaentschke arremetió contra los organismos internacionales en particular la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, acusándola de manipular la información y presentar informes “mentirosos”.

En su cuenta de twitter la CIDH señaló su preocupación por “la intensificación del lenguaje estigmatizante, en contra de manifestantes opositores y personas defensoras, por las autoridades del Estado de Nicaragua” y agregó que “toma nota de las permanentes declaraciones públicas de las autoridades del Estado en contra del trabajo de promoción y protección de los derechos humanos que realiza la Comisión en Nicaragua”

Tanto la CIDH como el Cenidh hicieron un llamado a las autoridades del Estado “al cese de ese tipo de lenguaje, pues no contribuye al diálogo, incumple recomendaciones ya aceptadas por Nicaragua, y podría poner en riesgo la integridad de personas manifestantes, opositoras y defensoras”.

Uno de los señalamientos de la CIDH al gobierno de Nicaragua es la solicitud de información que no ha sido entregada al organismo para cotejar con las autoridades todo lo concerniente a la crisis de derechos humanos que enfrenta el país

“La Comisión recuerda que, mantener información y datos fidedignos sobre la situación de derechos humanos, es una obligación internacional del Estado de Nicaragua y que la CIDH está dispuesta a contribuir en el cumplimiento de esa obligación cuando sea requerido”, comunicó el organismo internacional.

Ramón Muñoz, director del organismo RIDH en Ginebra, considera que el Estado de Nicaragua tiene un discurso que niega la crisis de derechos humanos que enfrenta.

“En general es la negación total de todas las denuncias que tanto la Comisión Interamericana, como el sistema de la ONU, como la sociedad civil nicaragüense, como la sociedad civil internacional que ha hecho visitas y que a hablado con las víctimas sobre la situación gravísima de esta crisis de derechos humanos... Esto no es coherente con la aprobación de la resolución que hubo en el Consejo de Derechos Humanos en donde se aprobó una resolución para que la alta comisionada hiciera un informe por que se consideró que había una crisis de derechos humanos y uno de los elementos es la ausencia de supervisión internacional tanto de la ONU como del Sistema Interamericano y por otro lado la constatación de hechos, de cifras, de testimonios de víctimas por parte de esos mecanismos que dan pruebas fehacientes que existen violaciones a derechos humanos graves”, explicó Muñoz.

blog comments powered by Disqus