Este pasado martes 11 de agosto, CENIDH entregó a la Curia Arzobispal, informe técnico sobre incendio en Catedral de Managua, registrado el 31 de julio del 2020.

Dentro del informe se destacan las constantes agresiones a la iglesia católica registradas en el periodo 2019-2020, evidencian “que le régimen de Ortega Murillo tiene el propósito de destruir la autoridad moral de la iglesia por el apoyo que, enmarcado dentro de su labor pastoral brindan al pueblo nicaragüense, desde la rebelión social en abril 2018”. Este patrón asegura el informe ha venido agravándose, hasta los últimos reportes de ataques a las estructuras física de las iglesias.

Foto Cortesía- CENIDH

El documento detalla las acciones realizadas por el CENIDH respecto al hecho; los obstáculos que el equipo enfrentó para ingresar al templo el día del incendio, una inspección detallada (con recursos audiovisuales) de la escena, entrevistas a testigos y un estudio técnico del caso preparado por un profesional en la materia y colaborador permanente del CENIDH.

El organismo de Derechos Humanos argumenta en torno a los orígenes del incendio y refuta las investigaciones policiales sobre el mismo. Señalando que la información de la policía “fue analizada y utilizada como referencia para la elaboración del documento por experto privado, quien destaca que los procedimientos y las técnicas aplicadas por la policía no son conformes con el análisis de Averías, Explosiones e Incendios (AVEXI).”

CENIDH- Entrega de informe técnico

A solo 10 días de este acto calificado por el Cardenal Leopoldo Brenes como un “acto terrorista” CENIDH entrega a la Iglesia, al pueblo católico y a toda Nicaragua este esfuerzo realizado en nombre de la verdad, la justicia y el derecho humano a la libertad de conciencia y religión contemplados en el (art. 29 de la Constitución Política de Nicaragua; art. 12 de la Convención Americana sobre derechos Humanos; y art. 18 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles.  

CENIDH, reitera su condena ante el incendio de la Capilla e imagen de la Sangre de cristo con mas de 300 años de antigüedad, rechaza los resultados de la investigación de la policía, “y mantiene su postura coincidente con la que sostiene la iglesia católica a la fecha, sí hubo mano criminal.