(Tomado de END)

La Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan) y el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-Fomin), firmaron ayer un convenio por US$1,650,000 que se utilizará para la implementación del proyecto Ganadería Sostenible Natural Certificada, como una iniciativa que prevé implementar un Sistema Segregado de Producción Bovina (SSPB). 

El convenio fue firmado por el representante del BID en Nicaragua, Carlos Melo y el presidente de Conagan, René Blandón, y Enrique Zamora en representación de la Bolsa Agropecuaria de Nicaragua, Bagsa.

“Accedimos a este proyecto innovador para nuestro sector para tratar de ver cómo nosotros los ganaderos vamos adaptando nuevas tecnologías e innovaciones para producir de la manera más eficiente y rentable y acceder a los mejores mercados del mundo”, declaró  René Blandón.

Del presupuesto para el proyecto, US$830,000 serán financiados por el Fomin, y US$820,000 por parte de Conagan, la Cámara Nicaragüense de Plantas Exportadoras de Carne Bovina (Canicarne), la Bolsa Agropecuaria de Nicaragua (Bagsa) y cooperativas de productores ubicadas en la zona de intervención.

700 Productores beneficiados

Con este proyecto se beneficiará a 700 productores, entre ellos, mujeres y varones, garantizando mayor sostenibilidad, productividad rentabilidad y competitividad en sus fincas. A su vez, se certificará en SSPB al menos a 300 fincas. De igual forma se prevé un incremento anual de producción del 25% de kilogramo de carne por hectárea. También se espera un aumento del 20% en la producción de leche por cabeza de ganado.

René Blandón explicó que  el sector ganadero espera, para el 2020, certificar entre 10,000 y 20,000 fincas que podrían estar dotadas de mejor tecnología, que les garantizará una mejor competitividad y genética en el hato ganadero.

Este proyecto se ejecutará en 6 municipios de lo que se conoce como Vía Láctea (Boaco, Camoapa, Matiguás, Río Blanco, Mulukukú y Paiwas) por un periodo de 4 años. Además, representa la primera experiencia en Nicaragua y en Centroamérica en apoyo a la implementación de un modelo de fincas segregadas de producción bovina, liderado por el sector privado y certificado por el Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria (IPSA).

Francisco Aragón, representante de la cooperativa Masiguita, en Camoapa, explicó que la principal necesidad que pasan los productores es sacar un buen producto tanto en leche como en carne.